La fortaleza árabe más grande de Europa

Krak des Chevaliers, los castillos del Loira o de Edimburgo son mundialmente famosos. Lugares conocidos ya sea por su pertinaz capacidad defensiva o por refinamiento palaciego. Sin embargo, el nombre de Gormaz sonará menos. Algo ilógico, ya que fue el enclave más determinante en la guerra que mantenían árabes y cristianos durante la Edad Media. La fortaleza más grande que los musulmanes califales construyeron en Europa y una de las obras magnas de la arquitectura militar de la época en el continente, sus muros han visto pasar el tiempo en la llanura de Soria durante más de 1000 años.

El siglo X en la península ibérica estuvo marcado por un eje claro: el Duero. Este río cortaba el territorio en dos mitades de este a oeste. Al sur, dominaban los árabes. Al norte, los cristianos. En medio quedaba una zona muerta saqueada por unos y otros. Era la época en que el emirato de Córdoba pasaría a ser el Califato, cuando León se consolidaría como una potencia local, pese a la debilidad fruto de sus continuas guerras intestinas. Años de leyenda en los que Gormaz sobresalió como punto estratégico esencial, una ventaja crítica para los cordobeses.

La principal característica que dotó de importancia a la hoy fortaleza castellanoleonesa en un inicio fue su ubicación. Estaba al otro lado del río, desde la perspectiva musulmana. Además, defendía el único paso en kilómetros a la redonda. Era un salvoconducto a las tierras cristianas, un forma de asegurar que año tras año se podrían llevar a cabo las razias. Estas expediciones de castigo, formadas la mayoría de las veces por unas decenas de hombres, arrasaban todo a su paso. Abderramán III, el general califal Gálib y Almanzor hicieron buen uso de ella.

Continúe leyendo: https://espanafascinante.com/lugares/la-fortaleza-mas-grande-europa/