Qué ver en BUTÁN, el Exclusivo Reino del Dragón.

A pesar de haber reducido su tasa turística a 100 dólares diarios, sigue siendo el país más caro del mundo al que viajar.

BUTÁN es un pequeño reino en el sudeste del Himalaya que restringe el turismo y desvela sus secretos con cuentagotas. Uno de los países más singulares del mundo por sus costumbres y creencias, y adonde no llegó la televisión hasta 1999.

BUTÁN, EL REINO DEL DRAGÓN

BUTÁN se enorgullece de su otro nombre, Druk Yul, que se traduce como «la Tierra del Dragón que truena». Es algo natural, aparte de mitológico, para los drukpas, el apelativo que prefieren los butaneses y que contiene la raíz druk, o dragón. Son 800.000 habitantes en poco más de 38.000 km2.

Otra cosa es la grandeza de su tesón por preservar su independencia y originalidad a través de los siglos en un confín del Himalaya que tiene de vecinos a dos gigantes como China al norte –así es tras la anexión china del Tíbet– y la India al sur. Asimismo, BUTÁN es el único reino superviviente en el Himalaya con una dinastía, la Wangchuk, cuyos sucesivos monarcas ostentan el título de «rey dragón». Y hasta en su bandera, mitad amarilla y mitad roja, ponen un dragón que agarra piedras preciosas. Por otra parte, es el único país del mundo que tiene el lamaísmo, basado en el budismo tibetano, como religión oficial. Lo cual atribuyen al portentoso Padmasambhava, el Gurú Rinpoche (Precioso maestro reencarnado), que llevó el budismo a uno y otro lado del Himalaya.

Continúe leyendo esta apasionante nota: https://viajes.nationalgeographic.com.es/a/butan-viaje-pais-mas-caro-mundo_18898