Es uno de los lugares más hermosos de la geografía venezolana. En ella se reúne una variedad de ecosistemas que van desde las playas más hermosas hasta bosques de montaña, pasando por extensas sabanas. Este Parque resulta de difícil acceso terrestre, para llegar hasta allá, s e debe tomar la vía desde Carúpano a El Pilar y luego la vía que conduce a Güiría, pasando por Irapa, una vez allí, se puede visitar Macuro, que fue el lugar donde Cristóbal Colón piso por primera vez tierra firme en el Continente Americano. La vía a Macuro es muy accidentada y deben de tomarse las previsiones del caso. También puede hacer el recorrido por mar, en vez de por tierra, si así usted lo desea.

La inmensidad del Mar y la tranquilidad de los ríos se conjugan en este espacio de espectacular belleza, que distrae la vista de propios y extraños. Hay que aclarar que cuando una persona se refiere a Paria, generalmente se está refiriendo al puerto de Güiria que es realmente el más transitado del estado Sucre, ubicado al Norte de ésta región. Pero al verdadero Paria, es en el Sur y sólo puede llegarse por vía marítima. No hay facilidades de ningún tipo, salvo las que ofrecen de protección, las ensenadas y algunos ranchos de pescadores dispersos por el área. Hay un camino que atraviesa la Península de sur a norte y se hace en una jornada, saliendo desde Macuro, pero no es aconsejable internarse en él solo, pues es Selva y sobre todo por las culebras, por lo que le recomendamos adentrarse solo si es con un Guía Acompañante Experto.

En el Parque destacan, en su costa Norte, las ensenadas de Mejillones, Pargo, San Francisco de Uquire, Don Pedro y Las Palmas, con acceso principalmente marítimo. Sin embargo, hay caminos, a través de la montaña, que permiten el excursionismo desde los pueblos de La Ceiba, Mapire, Puerto de Hierro, Yacua, Maraval, Río Salado y Macuro, ubicados en su costa Sur. Para visitarlos hay que tomar un peñero en el Puerto de Güiria y navegar en el Golfo de Paria.

En la Isla de Patos, que forma parte del Parque, todavía quedan restos de las infraestructuras de defensa que se instalaron durante la Segunda Guerra Mundial.

Esta Península geográficamente se extiende desde las proximidades del Cabo Tres Puntas hasta el paso caribeño de Bocas de Dragón, ubicado frente a la Isla Caribeña de Trinidad, a barcando adicionalmente a Carúpano, Río Caribe, San Juan de Las Galdonas así como a pequeños poblados que bordean la costa del Mar Caribe.

Entre las playas más espectaculares de la zona, y quizás de toda Venezuela, se encuentra Playa Medina, un lugar verdaderamente privilegiado por su exuberante vegetación y el verde de sus aguas, las cuales son aguas frescas y tranquilas con gran suavidad en su arena. Playa Medina es un verdadero paraíso, para las personas que buscan desconectarse del mundo y entrar en sintonía con la naturaleza a su máximo esplendor. Las inmensas Palmeras plagadas de cocos son una de las características más resaltantes de su vegetación, proveyendo la sombra necesaria y agradable para poder descansar del mundanal ruido a orillas del mar. No deje de disfrutar de la pesca recién capturada por los pescadores artesanales de la zona.

Muy cercano en dirección Norte se encuentra Playa Mapurite, igualmente de aguas calmas y relajadas a la que solo se puede llegar por Agua ya que no existen vías de penetración terrestre. Al Sur de Playa Medina, igualmente podemos encontrar otra playa fantástica, conocida como Medinita y que parece haber ganado una gran fama entre las parejas de enamorados, por su gran soledad.

A escasos Kilómetros de Playa Medina se encuentran otros lugares de gran hermosura con los que cuenta Paria aunque de aguas mucho más vivas. Estos son Playa Pui Pui, que es una playa de fuerte oleaje, excepcional para amantes del Surf y el Windsurf. Y la Playa de Chaguaramas, ambas de gran tamaño y que permiten una ventana real a la práctica del Camping en la zona y la preparación de las típicas parrillas playeras, también a los paseos a caballo por la orilla de la playa e infinidad de otras actividades al aire libre, siempre y cuando se respeten las normas y lo haga en las zonas establecidas para ello.

Hacia el Golfo es posible observar las diversas corrientes que se forman por el encuentro de las aguas del Río Orinoco y las del Mar Atlántico.

La región cuenta con una organización local muy importante como es la Fundación Proyecto Paria que se ocupa de coordinar un conjunto de iniciativas públicas y privadas para promover el turismo de naturaleza y la agricultura orgánica, entre otros, dentro de un concepto de desarrollo sustentable digno de ser imitado en otras regiones.

Entre las poblaciones muy interesantes está San Juan de Las Galdonas, el cual es un poblado que cuenta con una población de 1.200 habitantes, pero que en temporada vacacional (sobre todo en Semana Santa) llega a recibir hasta 5 mil personas, tanto venezolanos como extranjeros. En este pueblito se encuentran tres Restaurantes que ofrecen gran variedad, ya que uno ofrece Comida Venezolana, otro Comida Italiana, y el tercero Española. Es el último pueblo de la Península de Paria al que se puede ingresar por vía terrestre, considerando que la carretera de asfalto llega exactamente hasta esa población, por ejemplo para seguir hasta San Juan de Unare (que está a varios minutos del primer pueblo) solamente se puede ingresar por vía marítima.

La economía de esta zona costera se sostiene a través de la Pesca y el cultivo del Cacao y desde hace algún tiempo nuevos inversionistas se han incorporado a la compra de viviendas, tanto familiares como para hacer Posadas, en las que pueden pernoctar turistas de todas partes del mundo.

Otro pueblo agradable es Santa Isabel, al que se puede acceder por vía marítima, un viaje aproximado de una hora le llevará hasta un pueblo con sólo 25 viviendas en las que residen 120 habitantes. De este sitio aproximadamente a dos horas de camino por una zona montañosa en la que predominan las pequeñas lagunas y cascadas naturales, lo trasladarán Al Salto, una cascada del Río Santa Isabel que encanta por su agua cristalina y un paisaje que demuestra lo bondadosa y maravillosa que fue la naturaleza con nosotros, en esta TIERRA DE GRACIA.

Luego de este recorrido lo mejor para reponer fuerzas es hacer el almuerzo en el Restaurante de Doña Cucha, un lugar en el que un suculento pescado frito devuelve las energías utilizadas en las varias horas de caminata por el Río antes mencionado.

En el camino marítimo de regreso hacia San Juan de Las Galdonas se encuentra una playa denominada Playa Negra, cuyo nombre se debe a que la arena es totalmente negra, debido a algunos elementos del tipo ferroso que se encuentran en esa parte de la costa, dicha arena es utilizada para tratamientos exfoliadores y de belleza, así que no desaproveche la oportunidad.

Otro sitio casi desconocido es el Delta de Paria donde se navega por canales de agua de 600 metros de ancho sobre más de 10 kilómetros de largo, si usted se decide a tomar este paseo fluvial, podrá apreciar distintos tipos de fauna silvestre, entre ellas las Corocoras rojas, que se posan en lo alto de los árboles que bordean los brazos del agua, así como también Cigüeñas, Patos, Pelícanos y Monos, entre muchas otras especies. Entre los pobladores predominan las Comunidades Indígenas Waraos, cuyos integrantes desarrollan su vida como en los primeros años del descubrimiento de Venezuela, los hombres se internan tres o cuatro días en un palafito en el que pescan diferentes clases de peces, entre los que se puede mencionar la Curvinata, el Bagre, el Mero entre otros muchos para luego llevarlos hasta sus comunidades y consumirlos junto a sus familias con los frutos que les dan sus cultivo de hortalizas como el Ocumo y otras. Algunos de los árboles que se dan en esta Selva de Bosque Nublado son: el Jobo, el Mijáo, el Guácimo y el Laurel. También se presentan una gran variedad de Helechos, Orquídeas y Bromelias.

La fauna está conformada principalmente por Aves, entre las que se encuentran: el Perico pintado, el Perico sietecolores, el Quetzal dorado, el Quitío canelo, el Hormiguero torero, el Ponchito enano y una rareza especial como el Colibrí Cola de Tijereta. Entre los mamíferos se encuentran el Mono Mandragón, el Araguato, el Puma y el Venado Matacán. Los ofidios son muy abundantes y variados.

Paria es considerado el destino ideal para el turista, por su variedad de ecosistemas (playas, bosques, sabanas, cascadas), el excelente trato de su gente, su cultura y tradiciones y su deliciosa gastronomía.

En Paria también se encuentra la Hacienda Aguasana, un centro de Aguas Termales que es un paraíso del bienestar y la salud.

Muchas personas desconocen los lugares maravillosos que se pueden encontrar en el Estado Sucre, una de las entidades con mayores atractivos turísticos de Venezuela, con sitios maravillosos que contribuyen al descanso y el disfrute de todos aquellos que busquen ir a un lugar en el que además de liberar el estrés, puedan conocer y explorar interesantes destinos, en los que se encuentran variedad y belleza, como los antes referidos y de esa manera aprender a valorar con mayor fuerza, todos los beneficios que puede ofrecer nuestro país a quien como usted se empeña en buscarlos.

Ir al Principio