Los Altos de Sucre es un alivio ante la agitada vida citadina y en temporada de vacaciones, una alternativa frente a las tradicionales rutas de playas y ríos que ofrece la región oriental.

Es un lugar de montaña que posee un clima agradable y fresco (la temperatura promedio durante el año es de 23ºC ); gente amable y buenos servicios turísticos, que logran agradar a cualquier visitante.

Ya en la década de los 80, del siglo pasado, a sus habitantes originales comenzaron a sumárseles gentes venidas de otros Estados cercanos (Anzoátegui y Sucre) y de otras muchas regiones del país como Caracas, que escogieron refugiarse en este trozo de paraíso, que reserva la zona oriental para quienes buscan una vida tranquila y un lugar para crear (hay muchos artistas que de hecho instalaron allí sus talleres).

Los Altos de Sucre están a 45 minutos de Puerto La Cruz, en la vía que conduce de está ciudad de Anzoátegui a la capital del Estado Sucre, Cumaná.

A unos 5 minutos de la alcabala de Pertigalete, está el desvío a mano derecha, que conduce hacia Los Altos de Sucre. Los anuncios indican “acceso a Los Altos de Santa Fe” (ya que el lugar cambió de apellido en el 2.000 cuando fue elevado a Parroquia) y a El Chaparro de Guanta.

Al comenzar el ascenso a la montaña se podrá notar el deterioro del asfalto en complicadas curvas de ascenso y descenso por la vía, por lo que se debe tener mucho cuidado al manejar y tratar de no distraerse, aunque le será prácticamente imposible, por la vista de su tupida vegetación y de su deslumbrante imagen del Parque Nacional Mochima.

Los Altos de Sucre fue fundado en el año 1.515 por frailes dominicos, bajo la denominación Altos de Santa Fe. Era una zona de Haciendas, de las cuales permanecen muy pocas, donde se cultivaban productos agrícolas que surtían a poblaciones cercanas, también fueron productores del Café que se consumía aquí y que era luego exportado de inmediato a otros países.

En el sector Vuelta de Culebra está la sede del Grupo Senderismo, el cual organiza caminatas de montaña todos los fines de semana y feriados con diferentes rutas. Así mismo usted encontrará una amplia variedad de arte cerámico anunciado a través de carteles en la vía. El temporadista puede visitar las talleres y apreciar el trabajo de los artesanos radicados en Los Altos, como la cerámica decorativa y utilitaria de María Amalia Mazzaglia, el papel artesanal y licores que hacen los señores de Bogar; las mariposas en vidrio y metal de Frayo, la obra de Pamela Rivas, y la de los esposos Andrianza en el Taller Tai.

La Casa de los Altos es una Fábrica de Mermeladas, Ponches de frutas, Tortas, Dulces en almíbar con alimentos no tradicionales como pueden ser el Pepino o el Pimentón, siendo todos de una bonita presentación a cargo de Julio César Ordaz y su esposa Iraima, sus dueños.

También Ernesto Scheurmann y Maritza Vargas trabajan el bronce, el cobre y el hierro con los que crean hermosas piezas, por lo que no debe dejar se visitar su Taller Orfebre.

Para comer son múltiples las opciones y todas encantadoras. Por ejemplo en el sector El Saco está el Restaurant “Il Picolit”, especializado en Cocina Internacional y Nacional con exquisitas variaciones y mexclas. Para los días de Semana Santa por ejemplo, incluyen un Cuajao de Vieira y Bacalao o un Hervido Sifrino de Pescado y Cordero en su menú, que sinceramente es para dar aplausos y ovaciones al acabar de saborearlo..

Igualmente Jhonny Toro y su esposa Marilyn, preparan la comida al momento, en la cocina de su Casona Restaurant, con neblina frente a los clientes. Pruebe en el menú el Asado Relleno, el Pollo al Sésamo, la Capresa o la Suprema de Pollo o las variedades de este Ave a la Plancha y al Dijón. Están en el Sector Vuelta de Culebra.

En La Medianía, está “La Churuata de Miguel”, un Restaurante de Comida Criolla atendido también por los esposos Cira y Miguel Flores. El menú se pasea por especialidades como el Tarkary de Chivo, el Pabellón Criollo, el Asado Negro, los Medallones, el Pastel de Queso, la Cazuela de Miguel y el afamado Rabo de Res Encendido (Rabo guisado con picante y acompañado de Caraotas y Arroz). En Epocas especiales podrán encontrar también delicias como el Cuajao de Chucho (Pez Raya), Pastel de Salmón con Camarones y deliciosos Buñuelos de Yuca.

Volviendo al tema netamente turístico. Fue también en los años 80, que tomando en cuenta las bondades del entorno, varios habitantes del entonces Los Altos de Santa Fe, decidieron aprovecharlas y muchas de sus casas las convirtieron en hospedaje para visitantes de fin de semana o vacaciones. Algunos de esos primeros temporadistas también sucumbieron a su encanto, y decidieron hacer vida y trabajo en el lugar.

Poco a poco se fue creando una infraestructura turística que se enriqueció con la incorporación de artistas locales, uno de ellos el pintor Pedro Báez que instaló casa y taller en El Chaparro y más arriba, en el propio pueblo sucrense, se fueron a instalar ceramistas, artesanos, gente con habilidades gastronómicas , y poco a poco se fue formando una nueva ruta turística que es la que hoy le invitamos a recorrer y a disfrutar.

Para ir a Los Altos, si usted no viene en su propio carro, la única opción es tomar los Toyota Land Cruisers que salen de 6:00 a 8:00 de la mañana, desde la parada del Mercado Público en el centro de la ciudad de Puerto la Cruz o durante el día en el Terminal de Autobuses de la misma ciudad.

El paseo dura 45 minutos aproximadamente y tiene un costo de Bs. 2.500.- Los domingos y días feriados cuesta un poco más. Las horas de servicio de los autobuses desde el Terminal es entre 5:30 a 8:30 p.m. Se debe tener un poco de paciencia porque los autobuses no salen hasta llenarse. Usted también puede conseguir un traslado en taxi. Los precios varían ampliamente, pero no es excesivamente oneroso.

Anímese a conocerlo, no quedará defraudado.

Ir al Principio